Estoy contento con…

Me gusta el amanecer

Si, me gusta el amanecer, me ha gustado siempre, hace años, solo lo veía cuando salia por la noche y esta se me hacia corta, entonces llegaba el sol y la tristeza de terminar la fiesta, se mezclaba con esa dulce energía que nos da el ver como sale el sol. Con el paso de los años, mis horarios se han ido corrigiendo, ahora madrugo mas, y muchas veces puedo disfrutar de esa pequeña maravilla que el la salida del sol

Cuesta escribir sobre este tema y no caer en tópicos facilones…»el nacer de un nuevo día», «la llegada del astro rey..» y menos aun cuando todos los grandes escritores (o casi) han dicho lo que se tenia que decir del tema, a mi me queda únicamente expresar mis sentimientos,  transmitir en palabras, de una forma torpe y pobre lo que me hace experimentar esa visión.

Las fotografías dicen mas, si, pero tampoco pueden transmitir los olores, el frío, el aire en la cara quitándote el sueño, los ruidos que poco a poco van despertando.

Las imágenes que aparecen en el articulo son de nuestro mar Mediterráneo. Hace algunos años, yo tenia que bajar diariamente a Barcelona, y lo hacia en tren. Muchas mañanas, podía disfrutar de esa vista mientras esperaba la llegada del tren. Muchas mañanas, empezaba el día así, mirando el mar, intentando absorber cada detalle de esa maravillosa imagen.

Situaros: mas o menos, las 8 de la mañana, mediados de Diciembre, recién levantado, con una desagradable temperatura de 10 o 12 grados, y una humedad del 30 o 40%…Vamos, reconozco que se estaba mejor en la cama, pero en un momento determinado, dejas de mirarte las puntas de tus zapatos y levantas la vista…probarlo mas a menudo, levantas la vista y ves lo que tienes delante, mas allá de las vías del tren, después del final de la estación. Entonces, recuerdas, que también hay una playa, que después hay un inmenso mar, y, que al final, detrás de todo, hay un brillante sol, todavía oculto, y del que solo estas viendo la forma en que ilumina las nubes.

Puede que, a lo largo del día, esas nubes se conviertan en nubarrones de tormenta y te estropeen los planes, pero en estos momentos eso no importa, ahora solo son manchas de colores que te brindan esa sensación de belleza, son ese complemento imprescindible para poder disfrutar de esa visión. Si fuera culto, diría:

«son las pinceladas de color que le dan al lienzo del cielo su grandeza y que hacen del sol un artista»

¡Toma frase!.

Salir de la versión móvil